Almanzor, Ptlla.Crampón

Almanzor, Portilla del Crampón

por Jesús Nicolás Sánchez Sánchez
fotografias: Jesús Nicolás Sánchez Sánchez

Almanzor

De las diversas posibilidades que encontramos para ascender al Almanzor ésta, la que gana la Portilla del Crampón, es la más utilizada cada fin de semana; y no sólo de la época estival, si no también del invierno, en cuya descripción nos centraremos aquí. En la Portilla del Crampón un domingo de invierno, o ya entrada la primavera cuando aún está la sierra nevada, podemos sufrir verdaderos embotellamientos si la buena climatología anima a subir. No obstante, a pesar de la masificación a la que su prestigio le condena, el Almanzor por su Ruta Normal de la Portilla del Crampón puede ser una ascensión muy seria, e incluso difícil, si las condiciones no son las adecuadas. Bastantes tragedias se han dado ya hasta la fecha por infravalorar su ascensión como para que todos hayamos escarmentado en pellejo ajeno multitud de veces. Canales OscurasSi la nieve está muy dura en la subida a la portilla, y si hay hielo o “nieve primavera” en la ladera que continúa, puede ser una ruta muy delicada, en la que el uso de la cuerda puede llegar a ser completamente imprescindible. Que nadie ayude a aumentar la lista de accidentes con nuevas imprudencias.
El itinerario suele ser evidente pues casi siempre lo encontraremos con una buena traza, y otros montañeros más madrugadores que nosotros delante. Desde el Refugio Elola, situado junto a la Laguna Grande, en pleno Circo de Gredos -sin duda, el centro neurálgico del montañismo del centro peninsular- se alcanza Hoya Antón y por una canal muy ancha, a la izquierda de nuestra cumbre, ganaremos altura rápidamente en dirección a la Portilla Bermeja. Destrepe cumbreEn una zona donde se suaviza la pendiente a media canal, giraremos hacia nuestra derecha y enfilaremos la fuerte subida a la Portilla del Crampón, que se endereza a medida que llegamos al final, y al tiempo que se va encerrando en un angosto pasillo.
Desde la espectacular y bonita portilla, un flanqueo ascendente, a veces muy delicado sobre las vertiginosas Canales Oscuras -su nombre es elocuente-, nos sitúa bajo la cumbre. En este punto nos veremos obligados a trepar ayudados de nuestras manos por una corta canal nevada que nos sitúa en la brecha existente entre las dos cumbres del bicéfalo Almanzor, ya a un paso de la cima. La cumbre está situada a nuestra derecha y llegaremos a ella en unos pocos minutos de caminar como astronautas con nuestros crampones rodeando las rocas cimeras.
Descenso portilla Crampón

El descenso se realiza lógicamente por el mismo itinerario, por lo que la dificultad real de la ruta no es aún la que nos hayamos encontrado a la subida, si no la que nos presente el destrepe de la canalilla cimera, el flanqueo descendente sobre Canales Oscuras y la bajada de los primeros 50 o 100 m de la Portilla del Crampón, aquellos que son más inclinados.