Reuniones con triangulación “equalette”

Artículo reproducido de la página web de Tente Lagunilla a quien agradecemos su amabilidad al permitir la reproducción integra del mismo.
.
© Texto y gráficos, Tente Lagunilla.
© Fotografías, Alberto Poncio.


De todos es sabido que uno de los temas mas importantes, sino el mas, dentro de la técnica de la escalada (en roca o en hielo) son las reuniones. Mucho se ha escrito, y se seguirá escribiendo sobre el tema, pues la montaña es un deporte vivo y en constante evolución, y lo que hoy parece definitivo y adecuado, dentro de cuatro días estará anticuado.

Con estas premisas, me atrevo a escribir las siguientes líneas con el ánimo de aclarar algunos conceptos y dar a conocer algunos sistemas poco conocidos, e incluso alguna “mejora de diseño propio”.

MATERIALES: Las reuniones se pueden instalar principalmente de dos formas, con la misma cuerda de escalada (poco práctico y aconsejable) o con un anillo auxiliar. Este anillo, puede ser de diversos materiales.

  • Cinta cosida de poliamida, dynema, etc. Son totalmente estáticas y poco aconsejables para la reunión. Además la medida de 1,2 m. se queda escasa en la mayoría de los montajes y medidas mas grandes son difíciles de encontrar.
  • Cordino. Dynema de 5,5 mm., Kevlar de 5,5 mm., o Poliamida de 7 mm. El más versátil es el de poliamida, pues es dinámico. En principio, un anillo hecho con 6 m. de cordino anudado con un pescador doble o un ocho por chicotes enfrentados, nos permitirá realizar casi todos los sistemas posibles ya sea con él en sencillo, doble, e incluso cuádruple en el caso del Quad.

Los mosquetones por supuesto serán de seguro o en su defecto dos normales con los cierres contrapeados.

PROCEDIMIENTO: La Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña, se vale de las siglas SRESE para definir una buena reunión:

SÓLIDA.- Cada uno de los anclajes y por supuesto todo el sistema debe ser suficientemente solidó y de toda confianza como para soportar el esfuerzo al que se pueden ver sometidos.

Una regla para evaluar el número y tipo de anclajes de una reunión, cuando no tenemos suficiente experiencia, es dar los siguientes valores por cada anclaje de la reunión:

  • Resistente en todas las direcciones, químicos, parablots, buenos clavos   3
  • Resistente en dos direcciones, clavos mediocres, friends, etc.  2
  • Resistente solo hacia abajo  1
  • Resistente solo hacia arriba 0,5

La suma total para una buena reunión deberá ser superior a 4.

REDUNDANTE.- Nunca montaremos una reunión de un solo punto. Por otra parte si tenemos dos sólidos anclajes, el añadir un tercero solo aumenta ligeramente la fiabilidad y añadir un cuarto prácticamente no influye para nada en la seguridad. No solamente los anclajes deben ser redundantes, sino también los cordinos o cintas.

ECUALIZADA.- Las posibles cargas se deben repartir de la forma mas uniformemente posible entre los anclajes individuales.

SIN EXTENSION.- Si uno de los anclajes fallara, no se debería producir un tirón sobre los otros anclajes. Las últimas investigaciones quitan algo de importancia a este factor, pero por si acaso…

Por mi parte añado otras tres siglas que me parecen importantes, MES.

MULTIDIRECCIONAL.- La reunión deberá aguantar cargas en todas las direcciones, aunque resulta obvio que la principal dirección a “cubrir” será hacia abajo.

EFICIENTE.- Que emplee el material y tiempo mínimo para cumplir todos los requisitos.

SENCILLA.- Utilizando los recursos más evidentes será más fácil de evaluar.

La altura idónea para instalar una reunión será de tal forma que los anclajes nos queden por encima de los ojos pero a nuestro alcance, y el Punto Central por encima de nuestros codos. Esto no siempre será posible, pero es lo ideal.

Los principales (no todos) sistemas para montar una reunión, se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Montajes en línea:
    • En línea horizontal.
    • En línea vertical:
    1. Con carga en el anclaje inferior.
    2. Con carga en el anclaje superior.
  • Triangulaciones:
    • Triángulo americano.
    • Triángulo ingles.
    • Columpio.
    • Triángulo de fuerzas desplazable.
    • Triángulo de fuerzas desplazable semibloqueado.
    • Triángulo de fuerzas bloqueado.
    • Equalette.
    • Quad.

Las triangulaciones son los sistemas más normales y fiables, en términos generales, para el montaje de una reunión o cabecera.

Podemos distinguir dos clases de triangulaciones, las móviles y las fijas. En las móviles las cargas se reparten (no en todos los sistemas por igual) entre los anclajes cuando las cargas cambian de dirección. En las fijas, solo conseguimos un reparto de cargas si estas vienen siempre en la misma dirección y el triangulo está correctamente dirigido.

En cualquier sistema de triangulación, hay que tener en cuenta que a partir de 15º de angulación del sistema, el reparto de cargas no es exactamente al 50%, y sobrepasa unos valores razonables a partir de los 60º. Por eso, resulta muy importante no superar este ángulo y bajo ningún concepto pasar de los 90º.

Como truco para calcular dichos ángulos, la siguiente regla nemotécnica.

60º La uve de la victoria hecha con los dedos de la mano.

90º La señal de stop hecha con la palma de la mano con el pulgar abierto.

Como se puede observar en la tabla, a partir de una angulación en la cuerda de 60º, la multiplicación de fuerzas que se produce en los anclajes hace desaconsejable dicho sistema.

RELACIÓN ENTRE LA ANGULACION Y LA TENSIÓN EN LOS ANCLAJES

Angulación en grados…………Porcentaje de tensión en cada anclaje

—-1……………………………………………………………50 %

—-15………………………………………………………….50,4 %

—-30………………………………………………………….51,7 %

—-45………………………………………………………….54,1 %

—-60………………………………………………………….57,7 %

—-75………………………………………………………….63 %

—-90………………………………………………………….70,7 %

—-120………………………………………………………..100 %

—-150………………………………………………………..193 %

Dejando aparte los poco aconsejables montajes en línea, nos quedan las triangulaciones. Los tres primeros sistemas, Triángulo americano, Triángulo ingles y Columpio, tienen sus ventajas e inconvenientes, pero claramente ganan los segundos. Las otras tres triangulaciones “clásicas”, Triángulo de fuerzas desplazable, Triángulo de fuerzas desplazable semibloqueado y Triángulo de fuerzas bloqueado, se consideraban hasta el momento como los sistemas mas adecuados, pero pruebas realizadas por el ingeniero y escalador Jim Ewimg, los expertos en estadística y también escaladores doctor Lawrence Hamilton y la doctora Calle Renninson y cuyos resultados fueron probados en el terreno por lo guías profesionales Bob Gaines y Ton Cecil, y publicadas en el libro de John Long y Bob Gaines, Anclajes en Escalada, llegan a la conclusión de que estas triangulaciones que hasta el momento se consideraban los mejores sistemas, no lo eran tanto, pues en las pruebas de laboratorio y de campo se demostró que cuando los anclajes no están a la misma altura y los distintos brazos de la triangulación son desiguales, el reparto de cargas resultaba muy desigual y su comportamiento –cito palabras textuales- “era bastante impredecible”. El Quad, parece ser que es un muy buen sistema, pero poco practico para escalada en montaña, pues tiene la limitación de solo poder utilizar dos anclajes.

Después de todo lo dicho, y según estas exhaustivas pruebas, el mejor sistema para triangular una reunión o cabecera, a día de hoy, es el Equalette. Las ventajas de este sistema se pueden resumir en:

1.- Permite una repartición de cargas mucho mejor que las otras triangulaciones, incluso con brazos desiguales y fuerzas laterales.

2.- Es mucho más versátil, pues con la misma cantidad de cordino (6 m.), el Equalette, nos permite unir cuatro anclajes en vez de los tres de los sistemas tradicionales.

3.- Es más rápido y fácil de montar y desmontar.

4.- El punto central facilita un autoaseguramiento rápido y fácil, incluso cuando está cargado, lo que permite transiciones más cómodas y fluidas en la reunión.

5.- Los ballestrinques son más rápidos y fáciles de deshacer.

Comencé a utilizarlo en todas mis salidas y prácticas del Grupo de Rescate y Salvamento de la Junta de Castilla y León, viendo rápidamente que resultaba un sistema seguro, versátil, rápido de instalar… Pero que tenía un par de inconvenientes.

El sistema clásico y que se describe en los libros para montar y utilizar un Equalette, consta de un cordino de 7 mm. y seis metros de longitud, anudado en anillo con un nudo pescador u ocho de chicotes enfrentados. (Fotografía A) Se coloca en forma de U y se sujeta por la parte inferior de la U. Se coloca el nudo de cierre del anillo a unos 45 cm. por encima de la parte inferior de la U y se hacen dos nudos en la parte inferior, uno a cada lado con una separación entre ellos de 25 cm.

Este sistema me parecía correcto, pero le veía dos inconvenientes. Primero que había demasiados nudos, y segundo que para que fuera redundante y a la vez sin extensión, había que utilizar tres mosquetones en el punto central.

Pensando un poco, rápidamente resolvimos el primer problema. Simplemente utilizábamos uno de los nudos limitadores del punto central también como nudo de cierre del anillo. En la fotografía B, se ve claramente como queda el Equalette con esta pequeña mejora, pero seguíamos sin resolver el tener que utilizar tres mosquetones en el punto central.

El siguiente paso fue construir el anillo de tal forma que entre los dos nudos limitadores, hubiera tres cabos en vez de dos (fotografía C). De esta forma y cogiendo con el mosquetón dos de los cabos, manteníamos la redundancia y la no extensión y a la vez reducíamos a uno el número de mosquetones en el punto central. En la fotografía D, se explica la construcción y uso de este sistema.

Con el anillo así construido, el sistema funcionaba de maravilla, pero quisimos dar un paso más y le modificamos de la siguiente forma:

Algunas veces se quedaba escaso de cuerda, por lo que se diseño un poco más generoso de medidas.

El bucle central se hizo un poco mas grande, de 30 cm. en vez de 25.

Y lo mas importante, se sustituyeron los nudos, por cosidos realizados por un fabricante de cuerdas que garantiza que esos cosidos aguantan tanto como la cuerda sobre la que están realizados.

Por ultimo, dichos cosidos se protegen con unas fundas transparentes de plástico termorretractil. (Fotografía E)

Para utilizar el anillo una vez realizada la triangulación en los seguros procederemos de la siguiente forma:

1.- Para asegurar a uno o dos segundos montaremos el freno en la reunión en posición de autobloqueo con un mosquetón de seguridad que coja dos de los tres cabos centrales del anillo, teniendo la precaución de coger siempre el cabo marcado y cualquiera de los otros dos.

2.- Para asegurar al primero, montaremos el freno en el arnés en posición dinámica y pasaremos las cuerdas que van al primero por el mosquetón del `punto central de la reunión, que antes utilizamos para el seguro, y está colocado en el anillo.

En la fotografía F, se ve el sistema montado en una reunión con dos anclajes al mismo nivel. En la fotografía G, los anclajes están a distinta altura y el la H, hay tres anclajes a distinta altura.