Vía Ferrata de Foradada del Toscar. K4

Vía Ferrata de Foradada del Toscar. K4.

Se trata de la via Ferrata situada en la localidad de Foradada del Toscar, en pleno pirineo Aragonés.

Para encontrar el inicio de la vía Ferrata devemos de continuar la carretera que atraviesa la localidad de Foradada del Toscar y unos metros antes de llegar al monumento a Gonzalo de Ribagorza (unas enormes lanzas, clavadas en el suelo), encontramos una entrada de camino a nuestra derecha con un cartel indicativo de la vía Ferrata. Podemos y debemos dejar nuestro coche en la entrada del camino. Solo adentrarse en el camino con vehículos 4×4.

La subida por el camino puede ser un poco “pesada” ya que aunque es corta, no más de 15min., si es muy empinada. Nos encontraremos una bifurcación en la cual debemos seguir el camino de la derecha,  al final del camino encontraremos una pequeña senda y 1minuto después estaremos en el inicio de la vía ferrata. En la zona encontraremos gran cantidad de vías de escalada, incluido en las cercanías de las paredes por las que transcurre la vía ferrata.

El inicio de la vía ferrata no tiene pérdida, tiene un cartel indicativo y es claramente visible la línea de vida y las grapas.

El recorrido va alternando espolones, con canales-chimeneas, con travesías por paredes verticales e incluso algunos puentes para unir las distintas agujas que vamos a recorrer.

La ferrata tiene algunos tramos que implican tener buen fondo de brazos, ya que realizaremos algunos tramos con un poquito de desplome.

El recorrido no tiene pérdida, simplemente es seguir la línea de vida, que está situada a lo largo de todo el recorrido de la vía ferrata.

 

En general el equipamiento y la línea de vida es correcto.

Encontraremos algunos puntos del recorrido en los que tendremos que utilizar apoyos naturales.

Las vistas desde la mayor parte del recorrido y desde las cumbres de las agujas son muy bonitas y aéreas.

El recorrido está equipado con “químicos” para el aseguramiento a personas con poca experiencia en esta disciplina.

Una vez terminada la vía Ferrata, el descenso se realiza por la senda claramente visible, que nos encontramos a nuestra izquierda.

La senda va alternando tramos de tierra entre vegetación con tramos un poco más delicados de escombrera de piedras. El recorrido de regreso es sencillo y en pocos minutos nos deposita en el camino de subida. El camino de regreso no tiene pérdida, está bien marcado. Cogeremos el mismo camino de subida, para regresar hasta el vehículo.

El tiempo empleado serán unas 3horas. Dependiendo de la forma física y de la destreza de cada persona.

Material empleado para la realización de la actividad: casco, arnés y kit de vía ferrata.

Actividad realizada por: Toño Martín Montero y Jota.